Calle de Adán. Avenida 18 oriente 1000

Parece que en el siglo XVIII (1729) había en este rumbo la Calle de Andino, que "sube del río de S Francisco a la ermita que llaman de las Canalitas" (Balvanera). La calle se había bautizado así por las casas que había poseído en ella Joseph de Álvarez Andino y que en 1729 ya fueron propiedad de Ignacio Martín Granados, dueño también del molino del Carmen. En esta Calle de Andino, compró, en 1783, una casa Rafael Mangino, quién en unión de su esposa María Josefa de Mendívil y Ovando, hija del regidos Francisco Mendívil Palacio y hermana del regidor Agstín de Ovando y Villavicencio, aparece después como dueño de varias fincas al Oriente del Paseo hoy de Hidalgo. Doña María ha dado su nombre a una Calle de Mendívil en el mismo baririo del Alto (1795).

Su marido, don rafael, fue tesorero de la limosna de la Bula de la Sta Cruzada en 1783, y administrador de las realas alcabalas por los años de 1789-1799: murió en 1806. Los esposos tenían también una posesión en el barrio del Refugio (C Real de Sta Ana) y la casa del actual Hotel Arronte (C Jarcierías).

Su hijo, Rafael Mangino y Mendívil, nacido haci 1788 y que casó con Ana María Bringas y murió en 1837, desempeñó un papel importante en la historia de México. Fue tesorero general del ejército de Iturbide y diputado al primer Congreso Mexicano. Siendo presidente del Congreso, después del voto de las provincias para la constitución del Imperio, el Gral. Agustín de Iturbide recibió de sus manos la corona Imperial. Más tarde visitó Europa como miembro de la misma diplomátic. En Puebla poseía entre otros bienes raíces, la Casa de Diligencias en la Calle de Echeverría.

Las fincas al Oriente del Paseo pertenecían aún en 1862 a un miembro de la familia, Venancio Mangino, y unas casas de esta Calle de Adán, en 1871, al "Concurso de Mangino", del cual, en 1878, formaban parte las casas número 7 y 9 de la Calle de Sosa, acera Sur, y los números 4 y 13 del Buen Natural, siuadas llas cuatro en la misma manzana, al Norte de esta Calle de Adán.

En los planos de 1754 y del Ayuntamiento no está marcada la manzana grande al Sur de esta cuadra, sino que en el primero el terreno se compone de 2, y en el segundo, de 3 manzanas pequeñas, divididas por dos calles que corrían paralelas a la de Adán, llamadas en el padrón de 1792, la una Calle del Agua Santa, y la otra Calle que baja al río de Almoloya. La última, que estaba más al Norte, ya no figura en el padrón de 1832 y ninguna en el plano de Ordóñez (1849). También eran mucho más estrechas estas manzanas, pues al Oriente colindaban cn una calle que comenzaba al Poniente del templo del Cirineo y corría en línea recta hasta las Piadosas. Todavía en el plano de 1911, la esquina frente a la capilla de Sta Elena, forma una manzanita, la cual, en 1832, se titulaba la Casa de los Morenos y en 1830, la de Rita Pérez. Al Poniente y Sur estaba separada de la manzana grande por un callejón en forma de un ángulo recto, llamado en el padrón de 1792 Calle de la Miga Real (miga o amiga, escuela de párvulos), y después vulgarmente la Calle de Eva. En 1830, las 4 calles que circundaban la manzana, se titulaban: Plazuela de los Plateros , al Norte; Calle de la Parroquia, al Oriente; Plazuela de la Cruz, al Sur; Calle de los Lavaderos, al Poniente. Hoy el callejón ha desaparecido, pues la manzanita se incorporó a la fábrica de estampados La Esperanza en 1909-10.

Esta Av 18 O 1000 se llama Calle de Adán en 1806, y después de los padrones de 1823 y 1832 en adelante. El nombre se debe probablemente a un miembro de la familia de "María Petra Adam, india", que según el padrón de 1792, siendo viuda de 35 años de edad, vivía en la Calle de Angulo (Bizcocheros).